miércoles, 10 de diciembre de 2008

La Rosa Entre Claveles


Tus lágrimas caían despacio
Como noche estrellada desprendida del ocaso
Como penas y angustias que se deslizan lentamente
Adquiriendo poder en el invierno de tus claveles

He buscado inútilmente entre todos los rosales
Probando el aroma sutil de miles de mujeres
Mas sus espinas han sido clavadas en mis angustias y placeres
Y han hecho sangrar mi corazón que de espinas se adhiere

Y he aún encontrado, escondida entre claveles
Una rosa aún más hermosa sin espinas ni serpientes
Y la he tomado delicadamente entre mis manos
Sin dañas su pétalos ni hojas, ni su tallo que la sostiene

Más yo nunca he dejado de visitarla
A la rosa más hermosa sembrada entre claveles
Y aún en los mas bellos rosales
Las rosas que su belleza es rencorosa, de envidia ellas mueren

Si mas su vida dura un instante
Secas, afligidas y con orgullo ellas mueren
Mientras mi rosa, la rosa sembrada entre claveles
Está plantada a mi corazón y vive de amor y nunca muere…

1 comentario:

Dina Bellrham dijo...

"Como noche estrellada desprendida del ocaso", linda imagen.

No aceptes amor sin espinas, dice Sabina...

Dina B.