domingo, 21 de junio de 2009

El Café de London



Bajo el cielo grisáceo
De una tarde de invierno
Bebo, a pierna cruzada
En London un café

Aún, bajo éste inmenso
Frío congelante
Que me eriza la piel
Aúllan cálidos suspiros

Es de oficio
Que se me dé ignorante
Más no conozco
Las líneas del tren

No se conducir
Ni escalar las alturas
No se abrir puertas sin llaves
¡Ni siquiera tomo café!

Conozco a una niña trigueña
Le acerco un mensaje
Por debajo de la mesa
Con mi pobre inglés

-¿Me conoces? me dice
-No te conozco, pero quiero
Hacerte café...
Ella me mira de pies a cabeza
Con cara de arrogancia
-Y a donde dejaste tu termo,
Que ni creo que sepas
Preparar un buen café...

2 comentarios:

Seda dijo...

un buen café , si es con amor...siempre es bueno.
te he leído en letraskiltras, me gusta tu poesía en general.
pasate por El reino de seda.
un beso.

Victor Emilio Granados Calvo dijo...

Excelente posts como es costumbre, sin embargo mi visita esta vez, es para agradecerle el ser seguidor de mi blog.
Nada sería un aspirante a escritor como yo, sin un paciente, interesado y permanente lector como usted. Siempre he destacado el hecho de que la información que escribo en mi blog, no me pertenece del todo, en realidad proviene de la lucha que con el alma realizan todos los días, muchas personas ejemplares que he tenido la ventura de conocer. Yo hago lo más fácil, que es escribir y usted amig@ suscriptor, hace lo más difícil al recibir y multiplicar un mensaje que por sus características no es otro más que la defensa de derechos humanos a favor de las personas menos favorecidas.
Para nosotros que estamos acostumbrados a que muchos medios de comunicación colectiva invisibilicen nuestras luchas y logros, contar con este medio alternativo y con su calificada lectura y opinión –aunque no siempre estemos de acuerdo en todos los temas – es sencillamente, invaluable