viernes, 23 de marzo de 2012

La humildad... Pásala!!!


No soy de las personas que se sientan a ver un noticiero nacional, mucho menos gasto mucho tiempo viendo televisión de nuestro país. Tampoco me considero tan patriota, como de esa gente que se siente orgullosa de los individuos nacionales que representan un país en cierta disciplina del deporte. No lo niego, me siento orgulloso de nuestra bandera, de la historia de nosotros los ticos, de vivir en un país de paz, de las personas que hacen algo por los demás sin esperar algo a cambio. ¿Cuántas de esas personas reciben un reconocimiento del estado? Creo que ninguna, y mucho menos son tomados en cuenta por esos noticieros. ya que muchas veces ellos mismos trabajan en el anonimato. Y juraría, que si recibieran un premio lo primero que harían es invertirlo en sus obras de caridad.

Creo  que el poder es capaz de corromper a cualquier persona, pero como siempre hay excepciones. Recuerdo muy bien ver en facebook -en la época de la teletón- comentarios como el siguiente: "Me siento terriblemente cansada, pero todo sea por los niños de la teletón". Bien que la persona que hace algo por alguien de corazón, no tiene necesidad de andar diciendo lo que está haciendo por alguien más. Creo que gran parte de nuestra recompensa -si hay del que espera una- es la satisfacción de haber ayudado, y que no tengamos la necesidad de andarlo divulgando. Si bien dice un dicho muy sabio, "lo que hace tu mano derecha, que no lo sepa la izquierda". Creo que hay muy pocas personas -si es que las hay- de aquellos que gobiernan éste país, que estén en su lugar con la visión de ayudar más que con las ansias de dinero o poder.

Un día de éstos mientras almorzaba, miraba la televisión donde Hanna Gabriels lloraba en un noticiero ya que no se le daba un premio destinado a "los campeones mundiales" en alguna categoría del deporte. Me sorprende aún que en éste país sigamos dando premios cuando hay tanta inseguridad en las calles, tanta corrupción y pobreza mientras nuestros líderes siguen gastando nuestros impuestos en asesorías y coca cola. Es cierto, no lo puedo negar que sobresalir en el deporte es algo de mérito, pero tampoco podemos ignorar a las otras personas que honestamente día a día sacan nuestro país adelante. Ayer también, pude ver como Hanna había visitado la casa presidencial a reclamar su premio, o mejor dicho a rogar para que no se cambie la ley que busca dividir el premio y entregarlo cada dos años.

Por otro lado, vi una entrevista donde Nery Brenes, con una actitud muy pasiva y sin preocupación decía que no lo desvelaba tal premio, y que tampoco iba a hacer nada al respecto para reclamarlo. "No creo que me sienta bien recibiendo un premio de 150 millones mientras haya necesidad en el país", agregó. En ese momento sentí una gran admiración por el deportista, a quién desde ahora le otorgo mis respetos. El mismo lo dijo, "no compito esperando dinero". Es cierto que la gente no vive del aire, y que ellos tienen su gastos, ya sean por los premios monetarios que reciben en sus competencias o sus patrocinadores, etc. No señalo a Hanna por ser capaz de decir que ella merece ese premio, pero tampoco lo dejo de pasar por alto después de ver la humildad de Nery. Creo que tendríamos más campeones mundiales si existieran personas como el que aman lo que hacen sin esperar nada a cambio, más que la satisfacción de ser los mejores en lo que hacen. Porque hoy por hoy, Nery le ganó a Hanna en humildad por K.O!!!

No hay comentarios: